Revista de Filología Española, Vol 73, No 1/2 (1993)

Decoro y decoros


https://doi.org/10.3989/rfe.1993.v73.i1/2.552

Maxime Chevalier
Universidad de Burdeos, Francia

Resumen


El Siglo de Oro propone a los estudiosos tres definiciones del decoro, formuladas las dos primeras por Juan de Valdés y la última por Covarrubias. Se nos ofrece, pues, la palabra decoro como de triple sentido: cierta inclinación virtuosa que impulsa al hombre a conducirse con arreglo a unos valores esencialmente morales; el concepto horaciano de conformidad con la naturaleza y verosimilitud de los caracteres; y el respeto, deferencia o miramientos que conviene demostrar a varias personas o cosas por diversos motivos.
Frente a preceptistas y retóricos férreamente apegados a los conceptos horacianos, Juan Lorenzo Palmireno identifica el decoro con las buenas maneras. Situada entre estos dos polos opuestos, la mayoría de los textos áureos emplea la palabra conforme a la definición que propone Covarrubias. Así procede en especial Cervantes novelista. En el Quijote, decoro significa casi constantemente respeto debido a personas o cosas.

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 1993 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista rfe.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es